Productos de EL VÍNCULO

LA HISTORIA

Bodega El Vínculo es el fruto de una antigua idea de Alejandro Fernández: elaborar un gran vino en La Mancha. Después de mucho recorrer la región acabó encontrando lo que buscaba, que no era otra cosa que buenas y viejas cepas de Tempranillo, bien aclimatadas a las condiciones locales.

Si las plantas se cuidaban bien, se seleccionaban y se controlaba su rendimiento, ese gran vino manchego, soñado por Alejandro, podía hacerse realidad.

Así se inició este último -por ahora- gran proyecto de Alejandro.
Cerca de los molinos de viento de Campo de Criptana, al lado de la vieja estación de ferrocarril, se ha recuperado una hermosa construcción típica manchega y se ha reconvertido en una moderna bodega, diseñada para elaborar cantidades limitadas de vinos de alta calidad. El nombre elegido -El Vínculo- es un homenaje a la vieja bodega paterna, allá en tierras del Duero.

La primera añada, la del 99, hizo su debut en Diciembre de 2.001, después de pasar por fermentación maloláctica y de 16 meses de crianza en barrica de roble y más otros 6 en botella.

EL ENTORNO

Los viñedos de Tempranillo, en La Mancha, recorren el mismo ciclo que sus hermanos del Duero. O casi.

Más sol, más calor, menos humedad, el mismo frío. Un clima continental extremado, en el que gélidos inviernos dan paso, casi sin transición, a ardientes estíos. Hasta 45º C en Verano; hasta -15º C en Invierno; más de tres mil horas de sol directo cada año.

Aunque el terreno es llano, las barreras montañosas que rodean toda la región dificultan la entrada de los frentes húmedos procedentes del mar. Precipitaciones de 300 a 400 mm por año y sequías, a veces prolongadas, castigan esta tierra. Por eso, para asegurar la calidad óptima de la uva en el momento de la vendimia, se hace imprescindible un meticuloso riego por goteo.

EL PROCESO

Llega Agosto, y, en el momento en que la madurez de la uva es óptima, se procede a la vendimia.

Tras el cuidado del hombre y la obra de la naturaleza en la viña, es el momento de continuar con el proceso de elaboración; se seguirá el mismo tratamiento que en el resto de las bodegas de la familia Fernández Rivera.

La primera añada, la del 99, hizo su debut en Diciembre de 2.001, después de pasar por fermentación maloláctica y de 16 meses de crianza en barrica de roble, más otros 6 en botella.
Mostrando 1 - 3 de 3 productos